13 diciembre, 2015

Niños terribles

Dicen que entender la niñez como Edad dorada es definirla en los términos de lo Sagrado, territorio del juego y el derroche, pero también de la violencia mítica, el sacrificio y la locura...


Dicen que la inocencia de los niños es como la del poseído que desconociendo la falta se entrega al crimen-juego, al crimen-rito...


«Podría haber soltado un alarido, podría haber matado como el niño que revienta un escarabajo entre las yemas de sus dedos» (Dylan Thomas).


Dicen que son necesarias nuevas canciones, nuevas rimas que desnuden con honestidad ese sadismo temprano. Rimas que canten el arrojo del que fuimos capaces, la consternación de nuestros primeros muertos.


Imágenes: Der junge Törless (1966)
Volker Schlöndorff